Escándalo en Lanús por un concejal de Juntos por el Cambio acusado de traficar combustible

La Justifica federal de Lomas de Zamora investiga a una a una organización criminal que robaba petróleo de un oleoducto de la empresa estatal YPF. El concejal macrista Alberto Torres está acusado de darle protección a la banda.

Esta semana, el juez federal 2 de Lomas de Zamora, Juan Pablo Auge, a pedido de la fiscal Cecilia Incardona, quien tiene a su cargo la investigación de la maniobra ilícita, ordenó la detención de 21 personas luego de 39 allanamientos realizados en distintas zonas del conurbano bonaerense y del interior del país.

La fiscal investiga a una organización criminal que robaba petróleo de un oleoducto de la empresa estatal YPF, lo refinaba en destilerías clandestinas y luego lo vendía como combustible a estaciones de servicio

Uno de los implicados es el concejal de Lanús de Juntos por el Cambio Alberto Torres, que, lógicamente, responde al intendente Néstor Grindetti.

La fiscal sospecha que el concejal, usando sus contactos políticos, le daba protección a una refinería ubicada en Valentín Alsina que trataba el crudo robado a YPF.

En ese entramado, Torres sería el encargado de frenar posibles inspecciones en la refinería mientras que un colaborador suyo llamado Gerardo Rodríguez presuntamente se dedicaba al refinado.

Torres, que fue secretario de Acción Social de Manuel Quindimil, luego pasó a las filas del Frente Renovador de Sergio Massa para luego caer en Cambiemos, se defendió en las redes sociales y señaló que el allanamiento en su casa fue “negativo”.

Tal como sostiene el diario Página 12, Torres no quedó detenido por ser mayor de 70 años, pero será indagado en las próximas horas.

Fuentes judiciales indicaron a Télam que para extraer el crudo del oleoducto –que transporta el petróleo desde Puerto Rosales, en Bahía Blanca, hacia la refinería ubicada en el partido bonaerense de Ensenada-, los miembros de la organización realizaban perforaciones y, mediante un sistema de bypass, lo vertían en piletones realizados en la tierra.

Posteriormente era cargado con mangueras en camiones cisterna que, en algunos casos, luego lo trasladaban a la planta clandestina ubicada en la localidad bonaerense de Valentín Alsina -que vierte sus desechos en la Cuenca Matanza-Riachuelo- donde era destilado y refinado, para luego venderlo a estaciones de servicio sin bandera, según indicaron los mismos voceros consultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *